Copenhague, Travel
comment 1

Mis cinco favoritos de Copenhague

Durante el último año de carrera, Jorge y yo vivimos en Copenhague y desde entonces, se convirtió en nuestra ciudad preferida.

Allí fue donde nos enamoramos del estilo nórdico, del salmón ahumado y de las bicis de paseo. Nos encantaba la seguridad que se respiraba en la ciudad y lo respetuosa que era la gente. Sin duda era una ciudad en la que nos hubiera gustado vivir más tiempo, pero por desgracia el danés es un idioma dificilísimo y, aunque en el día a día todo el mundo hablaba inglés, en el mundo profesional era necesario.

5. El anonimato
Los daneses son súper respetuosos. Podías vestir como quisieras y llevar un chubasquero de lunares a modo de vestido en un día de sol (como yo en la foto) y nadie te miraba jamás, ni siquiera por el rabillo del ojo. La verdad es que allí la gente era muy estilosa y pocas veces veías a alguien mal vestido, pero aunque lo hubiera, nadie apuntaba con el dedo como en España.

20131120-230248.jpg

4. Matilde
Matilde es un bebida de chocolate buenísima, la versión danesa de nuestro batido de toda la vida. Durante nuestros primeros días en Copenhague, vimos a mucha gente por la calle tomándolo , así que decidimos comprar uno y a partir de ese día en nuestra nevera siempre había Matilde. Lo más curioso es que puedes elegir entre desnatado, semi o entero, como la leche.

20131120-230237.jpg

3. Bici como medio de transporte
Lo primero que hicimos al instalarnos en Copenhague, fue ir a comprar una bici. Escogimos unas bicis de paseo en color negro, chulísimas, la mía con una cesta delante para llevar el bolso que me encantaba. Era genial ir hasta la universidad en bici por los carriles perfectamente acondicionados y el respeto absoluto de los coches.

20131120-230515.jpg

2. Tivoli
En el centro de la ciudad se encuentra el parque de atracciones en el que Walt Disney se inspiró para crear Disneyland, Tivoli. Sólo lo abren en verano y en Navidad y merece la pena verlo aunque no te subas a las atracciones porque es precioso, incluso hay gente que únicamente entra para pasear por sus bonitos jardines.

20131120-225745.jpg

1. Frederiksberg Have
Sin duda mi sitio favorito de Copenhague era el majestuoso parque de Frederiksberg, un auténtico paraíso a sólo cinco minutos de nuestra casa, en el que nos gustaba perdernos los fines de semana. En su día este era el jardín del palacio del rey Federico, hoy convertido en el sitio de encuentro de los daneses en verano, que no dudan en tumbarse al sol o hacer picnic en cuanto el tiempo acompaña.

20131120-230442.jpg

El zoo de Copenhague se encuentra justo al lado del parque y la zona de los elefantes está acondicionada para que se pueda ver desde los dos lados. Cuando volvamos con Berta, la llevaremos a verlos seguro.

20131120-230459.jpg

Filed under: Copenhague, Travel

by

I am Ana. I work as a freelance PR, write Dear Oh and manage a family of three in London. Here you will find my latest thoughts about organic food, travelling and parenting, some of my current main interests. If you are interested in what I write, think about subscribing.

1 Comment

  1. Paloma Iglesias Catalán says

    que ganas de ir me estan entrando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *