Copenhague, Kids, Travel
comments 3

El árbol de los chupetes

Uno de mis cinco favoritos de Copenhague es el maravilloso parque de Frederiksberg, un paraíso dentro de la ciudad donde tienes la sensación de estar en mitad del campo y en el que hay rincones realmente mágicos.

Un día mientras paseábamos por Frederiksberg Have, nos llamó la atención un árbol del que colgaban cosas de colores, al principio no sabíamos que eran, pero a medida que nos fuimos acercando descubrimos que eran cientos de chupetes. ¿Qué hacían allí colgados todos esos chupetes de colores?

20140120-202420.jpg

Aquel árbol guardaba una tradición preciosa: cuando los niños ya son lo bastante mayores como para dejar de utilizar el chupete, lo llevan allí y lo cuelgan del árbol. Es como un pacto con la naturaleza, en el que los niños dejan su, hasta el momento, preciado chupete y a cambio, los duendes del bosque los protegen de todo mal.

20140120-202414.jpg

A mí me encantó observarlos durante un rato e imaginarme algún día colgando allí los chupetes de Berta. Es una tradición bonita y fácil de explicar a un niño, mucho mejor que esconder los chupetes o contarles que se los ha llevado el Ratón Pérez o los Reyes Magos…

20140120-202403.jpg

Los niños, además, colgaban dibujos o pequeños cartelitos junto a sus chupetes para reconocerlos en próximas visitas. Podríamos decir que es un cementerio de chupetes, donde los niños pueden ir siempre que quieran a verlos si los echan de menos y con el tiempo colgar los de sus hijos a su lado. ¿Creéis que algún padre habrá ido desesperado hasta el árbol a rescatar el chupete de su hijo que no paraba de llorar?

Filed under: Copenhague, Kids, Travel

by

I am Ana. I work as a freelance PR, write Dear Oh and manage a family of three in London. Here you will find my latest thoughts about organic food, travelling and parenting, some of my current main interests. If you are interested in what I write, think about subscribing.

3 Comments

  1. Paloma says

    Si, creo que algun padre desesperado tuvo que ir a recuperar su chupete. Los niños quieren el suyo y solo ese,a si que fijo.

    • Ana Fiestas says

      Me encantaría que alguno me contase la historia, sería buenísimo… aunque me imagino que en el momento no les haría ninguna gracia!

      • Paloma says

        Sabes en Avila, Logroño y Sevilla, ya tiene arbol de los chupetes, asi que animate y proponlo para Oviedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *